Procesión en el día de Corpus Christi en El Altet

El pasado domingo celebramos la solemnidad del Corpus Christi. Esta fiesta se celebra año tras año el segundo domingo después de la fiesta de Pentecostés.

Es la fiesta de la Eucaristía, en la que celebramos de un modo especial que Cristo, vivo y resucitado, está presente en el sacramento de la Eucaristía.

Cada vez que celebramos la Misa, el pan y el vino se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo. Dios está tan cerca de nosotros que hasta lo podemos comer. Dios quiere estar lo más cerca de nuestro corazón.

¡Esta es la grandeza de nuestro Dios!

Cada domingo celebramos la Eucaristía, y cada domingo Dios viene a visitarnos. Pero de un modo especial celebramos este misterio en la fiesta del Corpus Christi, con la procesión que tiene lugar tras la celebración de la Misa, cuando el mismo Cristo pasa por las calles de nuestro pueblo en el sacramento de la Eucaristía.

Recordamos además en este día a Cáritas, que es el brazo de la Iglesia que se dedica especialmente a la caridad, pues es inseparable el misterio de la Eucaristía de la vivencia de la caridad.

Este domingo lo celebramos de forma muy solemne en nuestra parroquia. La Misa tuvo lugar a las 19,00 hrs., y en ella participaron de un modo especial los niños que este año han celebrado su primera Comunión.

Tras la Misa dio comienzo la procesión, que transcurrió desde la iglesia de Santa María del Mar hasta la Iglesia de San Francisco. A lo largo de la procesión elevaron tres altares en los que pudimos adorar a Cristo Eucaristía.

En la procesión participaron la Comisión de fiestas con las damas y reinas de nuestras fiestas, los voluntarios de Cáritas que celebraban su día, y los niños de primera Comunión.

Este año, además, hubo una novedad, que fue la custodia y el templete llevado sobre ruedas, todo ello regalado a nuestra parroquia por el sacerdote don Manuel Navarro. Fue un precioso regalo que dio más solemnidad aún a nuestra procesión del Corpus. Desde aquí agradecemos a don Manuel este precioso regalo.

Gracias a todos los que colaboraron para engrandecer cada año más nuestra procesión del Corpus Christi. Y no olvidemos que cada domingo en la Eucaristía podemos celebrar el mismo misterio del Corpus Christi, el misterio de un Dios que se queda con nosotros, dentro de nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.