En Actitud de Conversión

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 23, 1-12


En aquel tiempo, habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo:

«En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid todo lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen. Lían fardos pesados y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar.

Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y agrandan las orlas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias en las plazas y que la gente los llame “rabbi”. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “rabbi”, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar maestros, porque uno solo es vuestro maestro, el Mesías.

El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

Palabra del Señor.


COMENTARIO AL EVANGELIO

En el Evangelio de este Domingo escuchamos cómo Jesús, después de discutir con los fariseos como hemos escuchado estas semanas atrás, se dirige ahora a sus discípulos y les advierte del peligro de los fariseos: “En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid todo lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen”.

Jesús se opone frontalmente a aquella actitud de los fariseos que “lían fardos pesados y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar”, y advierte a los discípulos de esta falsedad.

Pero no sólo les advierte de los fariseos, sino que además exhorta a sus discípulos a no hacer igual que los fariseos.

Hoy Jesús aprovecha esta trifurca con los fariseos para darnos una gran lección a los cristianos: “el primero entre vosotros será vuestro servidor”. Ser cristianos es ir contra la lógica de este mundo, que nos invita a ser siempre los primeros, a ser los más importantes.

Sin embargo, el Evangelio nos enseña que el cristiano, el seguidor de Cristo, ha de hacer como Él: buscar siempre el último lugar. La actitud del cristiano es siempre la del servicio.

Y esta enseñanza de Jesús va dirigida de modo particular a los que en la Iglesia tienen autoridad, como los sacerdotes, los párrocos. De forma particular esta enseñanza de hoy de Jesús va dirigida a nosotros.

En la Iglesia, la autoridad es siempre servicio. Qué importante es que nosotros, los sacerdotes, nos demos cuenta de esto, que nuestro ministerio no es el de mandar o el de ser más importante, sino el de servir, el de ser servidor de la comunidad.

Pidamos en este Domingo por todos los sacerdotes y pastores de la Iglesia, para que vivamos nuestro ministerio siempre desde el servicio, buscando ocupar siempre los últimos lugares. Nos hará mucho bien esta oración por nosotros.

Os deseo a todos un feliz Domingo y una buena semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.