Este Es Mi Hijo Amado, Escuchadle

Parroquia El Altet - Evangelio 25 de Febrero

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 9, 2-10


En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, subió aparte con ellos solos a un monte alto, y se transfiguró delante de ellos.

Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.

Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías».

No sabía qué decir, pues estaban asustados. Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube: «Este es mi Hijo, el amado; escuchadlo».

De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos. Cuando bajaban del monte, les ordenó que contasen a nadie lo que habían visto hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos.

Esto se les quedó grabado, y discutían qué quería decir aquello de resucitar de entre los muertos.

Palabra del Señor


COMENTARIO AL EVANGELIO

Seguimos leyendo el mensaje del Papa Francisco para esta Cuaresma del año 2018:

Los falsos profetas

Escuchemos este pasaje y preguntémonos: ¿qué formas asumen los falsos profetas?

Son como «encantadores de serpientes», o sea, se aprovechan de las emociones humanas para esclavizar a las personas y llevarlas adonde ellos quieren.

¡Cuántos hijos de Dios se dejan fascinar por las lisonjas de un placer momentáneo, al que se le confunde con la felicidad! ¡Cuántos hombres y mujeres viven como encantados por la ilusión del dinero, que los hace en realidad esclavos del lucro o de intereses mezquinos! ¡Cuántos viven pensando que se bastan a sí mismos y caen presa de la soledad!

Otros falsos profetas son esos «charlatanes» que ofrecen soluciones sencillas e inmediatas para los sufrimientos, remedios que sin embargo resultan ser completamente inútiles: cuántos son los jóvenes a los que se les ofrece el falso remedio de la droga, de unas relaciones de «usar y tirar», de ganancias fáciles pero deshonestas.

Cuántos se dejan cautivar por una vida completamente virtual, en que las relaciones parecen más sencillas y rápidas pero que después resultan dramáticamente sin sentido.

Estos estafadores no sólo ofrecen cosas sin valor sino que quitan lo más valioso, como la dignidad, la libertad y la capacidad de amar. Es el engaño de la vanidad, que nos lleva a pavonearnos… haciéndonos caer en el ridículo; y el ridículo no tiene vuelta atrás.

No es una sorpresa: desde siempre el demonio, que es «mentiroso y padre de la mentira» (Jn 8,44), presenta el mal como bien y lo falso como verdadero, para confundir el corazón del hombre.

Cada uno de nosotros, por tanto, está llamado a discernir y a examinar en su corazón si se siente amenazado por las mentiras de estos falsos profetas.

Tenemos que aprender a no quedarnos en un nivel inmediato, superficial, sino a reconocer qué cosas son las que dejan en nuestro interior una huella buena y más duradera, porque vienen de Dios y ciertamente sirven para nuestro bien.”.

Papa Francisco
Mensaje para la Cuaresma 2018


Os deseo a todos un feliz Domingo y una buena y provechosa Cuaresma.

Entre Conflictos y Tentaciones

Parroquia El Altet - Evangelio 18 de Febrero

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 1, 12- 15


En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto.

Se quedó en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás; vivía con las fieras y los ángeles lo servían.

Después de que Juan, fue entregado, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios; decía: «Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio».

Palabra del Señor


COMENTARIO AL EVANGELIO

Durante estos domingos de Cuaresma iremos leyendo el mensaje del Papa Francisco para esta Cuaresma del año 2018. Comenzamos con el inicio de este mensaje:


“Queridos hermanos y hermanas:

Una vez más nos sale al encuentro la Pascua del Señor. Para prepararnos a recibirla, la Providencia de Dios nos ofrece cada año la Cuaresma, «signo sacramental de nuestra conversión»[1], que anuncia y realiza la posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida.

Como todos los años, con este mensaje deseo ayudar a toda la Iglesia a vivir con gozo y con verdad este tiempo de gracia; y lo hago inspirándome en una expresión de Jesús en el Evangelio de Mateo: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (24,12).

Esta frase se encuentra en el discurso que habla del fin de los tiempos y que está ambientado en Jerusalén, en el Monte de los Olivos, precisamente allí donde tendrá comienzo la pasión del Señor.

Jesús, respondiendo a una pregunta de sus discípulos, anuncia una gran tribulación y describe la situación en la que podría encontrarse la comunidad de los fieles: frente a acontecimientos dolorosos, algunos falsos profetas engañarán a mucha gente hasta amenazar con apagar la caridad en los corazones, que es el centro de todo el Evangelio”.

Papa Francisco
Mensaje para la Cuaresma 2018


Os deseo a todos un feliz Domingo y una buena y provechosa Cuaresma.

Seamos Amigos de Los Excluídos

Parroquia El Altet - Evangelio 11 de Febrero

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 1, 40-45


En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme».

Compadecido, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio».

La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés, para que les sirva de testimonio»,

Pero, cuando se fue, empezó a pregonar bien alto y a divulgar el hecho, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo, se quedaba fuera, en lugares solitarios; y aun así acudían a él de todas partes.

Palabra del Señor


COMENTARIO AL EVANGELIO

En el Evangelio de este Domingo escuchamos la petición que un leproso hace a Jesús: “Si quieres, puedes limpiarme”.

La fe de aquel leproso era grande, pues no le pide a Jesús exigiéndole, sino con una gran humildad: si quieres…

Jesús se muestra compasivo ante aquel pobre hombre. Y al escuchar la fe con la que le pide que lo cure, Jesús responde: “Quiero, queda limpio”.

Jesús siempre quiere nuestro bien, lo que es bueno para nosotros. Ahora bien, nosotros debemos aprender a pedir a Dios aquello que queremos.

Aprendamos hoy de este leproso, y cada vez que pidamos algo a Dios digámosle primero: “Si quieres…”.

Y su lo que pedimos es bueno para nosotros y es lo que nos conviene, seguro que Dios lo querrá. Por ello, no debemos enfadarnos cuando le pedimos algo a Dios y no nos lo concede.

Seguro que muchas veces es porque no le sabemos pedir, o porque según el plan que Dios tiene no nos conviene lo que pedimos.

Os deseo a todos un feliz Domingo y una buena semana.